n

n

Paraguay en tiempos de Golpe Parlamentario

Caminar unos días por por las calles de Asunción, por humedales y territorios de sentido, te expone sin interrupciones a una larga serie de sueños truncos. "El movimiento campesino y la ciudadanía apenas están despertando de esta pesadilla" nos dice Ramón Bruno Fogel, asesor del movimiento campesino paraguayo desde el Centro de Estudios Rurales Interdisciplinarios (CERI) y juez ad hoc de la Corte Interamericana de Derechos Humanos. Un país con grandes limitaciones en su proyecto educativo " donde sólo el 8 % termina el secundario" apunta Melquíades Alonso, experto en Educación, ex- miembro del Consejo Nacional de Educación y Cultura (CONEC). Un país donde los estudiantes se autoconvocan para manifestar el  rechazo del proyecto de Ley de Educación Superior que se tramita en el Congreso y que ya cuenta con aprobación del Senado, porque consideran que privatiza la universidad pública, mercantiliza la educación y endeudará a los jóvenes de por vida.
En el marco del estreno de la serie documental Guerra Guasú. La guerra del Paraguay y con la consigna de reflexionar sobre las posibilidades de justicia e igualdad, pero también de los abismos en América latina, haciendo eje en la actualidad de Paraguay, el presidente destituído Fernando Lugo, en declaraciones a la Televisión Pública argentina, trazó un paralelismo entre la historia y el presente, “Hablar de la Triple Alianza hoy en día es apasionante porque la lectura de la historia no es lineal. Paraguay está lleno de contradicciones. Quienes hoy pregonan que hay una nueva Triple Alianza contra el Paraguay, después del golpe de Estado parlamentario, son los que piden bases militares norteamericanas en Paraguay”, reflexionó. Su expresión "la democracia está herida" describe el modo en que se construyó la escena que originara sus últimos días en el poder, reconoció que la sociedad paraguaya está dividida entre golpistas y demócratas y anticipó que las leyes van a decir que se permite su participación en las próximas elecciones presidenciales. Tras el golpe, Paraguay fue suspendido de Unasur y Celac.
La experiencia frente a tus ojos y en la propia piel, te conmueve. Por la historia del país, por la forma en que se dió el golpe parlamentario, por esa capacidad de las oligarquías de repetirse en la búsqueda de inequidad y enterramiento de todo lo que suene libertario. Por la masacre de junio y los campesinos caídos, por el silenciamiento de los medios públicos y la mordaza en los medios comunitarios. ABC Color y el 90 % de los medios comerciales jugando el juego de Franco, mientras la ciudadanía permanece a la intemperie, entre la búsqueda de alternativas y la proximidad de un proceso electoral que se anticipa, será complejo y escasamente esperanzador.
Días de fuertes contrastes. El golpe atrasó el reloj de la historia en Paraguay, rompió un proceso que, pese a sus luces y sombras, apuntaba a la democratizar la sociedad y achicar la brecha de fuertes desigualdades. Los riesgos de la hora actual te exponen también a lo mas terrible, la tendencia a la naturalización de aquellas formas subvertidas. "Una cosa es un derecho constitucional (juicio político) y otra el debido proceso (a Lugo le dieron 5 horas para preparar su defensa)" insiste Fogel. La aparente "normalidad" de la derecha destruye procesos, cambiándolo todo, favoreciendo a las multinacionales, el modelo extractivo, el agronegocio y el imperio de Monsanto.

Golpes Suaves como metodología del imperio
Los denominados golpes suaves se caracterizan por el uso de una metodología que apunta a la construcción de escenarios propicios para un golpe de Estado, sin tanques en las calles, denominados “suaves” por el ropaje aparentemente democrático. Se trata de la nueva modalidad de desestabilización fabricada en los laboratorios de la Central de Inteligencia de Estados Unidos (CIA), ya experimentada en Europa del Este, Bolivia y Venezuela. La recreación del golpe como método para interrumpir procesos de amplia participación popular, fue concebida por politólogos e intelectuales como el estadounidense Gene Sharp, autor de una lamentablemente célebre biblia de desestabilización que ha sido traducida a 30 idiomas. Concebido como un manual de autoayuda para la desestabilización, los consejos de Sharp implican la puesta en marcha de varias fases, desarrolladas a veces en forma simultánea, que contemplan el ablandamiento, deslegitimación, calentamiento de la calle, hasta la fractura institucional.
La estrategia del “golpe suave” parece ser el telón de fondo en la vida de América Latina, triunfó en Honduras (2009) y Paraguay (2012), pero fracasó en Venezuela (2002), Bolivia (2008 y 2012) y Ecuador (2010) 1
Gene Sharp propone 198 “armas no violentas”, que van desde el uso de colores y símbolos hasta funerales simulados y boicots. Incluso el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, utilizó su programa semanal para advertirle al país que Sharp era una amenaza a la seguridad nacional. De acuerdo con Sharp, la estrategia del “golpe suave” puede desarrollarse por etapas jerarquizadas o simultáneamente de la siguiente manera.
1ª etapa: ablandamiento, empleando la Guerra de Cuarta Generación: desarrollo de matrices de opinión centradas en déficit reales o potenciales, cabalgamiento de los conflictos y promoción del descontento, promoción de factores de malestar, entre los que destacan: desabastecimiento, criminalidad, manipulación del dolar, lockout patronal y denuncias de corrupción, promoción de intrigas sectarias y fractura de la unidad.
2ª etapa: deslegitimación: manipulación de los prejuicios anticomunistas, impulso de campañas publicitarias en defensa de la libertad de prensa, derechos humanos y libertades públicas, acusaciones de totalitarismo y pensamiento único, fractura ética-política.
3ª etapa: calentamiento de la calle: cabalgamiento de los conflictos y fomento de la movilización de calle, elaboración de una plataforma de lucha que globalicen las demandas políticas y sociales, generalización de todo tipo de protestas, exponiendo fallas y errores gubernamentales, organización de manifestaciones, trancas y tomas de instituciones públicas que radicalicen la confrontación.
4ª etapa: combinación de diversas formas de lucha: organización de marchas y tomas de instituciones emblemáticas, con el objeto de coparlas y convertirlas en plataforma publicitaria, desarrollo de operaciones de guerra psicológica y acciones armadas para justificar medidas represivas y crear un clima de ingobernabilidad, impulso de campaña de rumores entre fuerzas militares y tratar de desmoralizar a los organismos de seguridad.
5ª etapa: fractura institucional: sobre la base de las acciones callejeras, tomas de instituciones y pronunciamientos militares, se obliga la renuncia del presidente.

El contraste de Paraguay con la historia reciente de Argentina es muy grande, aunque las estrategias y asonadas destituyentes parecen casi casi un calco fiel. ¿Cómo no sentirnos interpelados?
Ayer fue Honduras, hoy es Paraguay. El poder económico concentrado acecha con los medios monopólicos apuntando sus espadas de sentido.
Desde la búsqueda por otra comunicación para otro mundo posible, sabemos que nuestro lugar sigue siendo el de la solidaridad latinoamericana, la lucha por verdad, justicia, derechos humanos y el anhelo de una vida de dignidad para tod@s nuestros pueblos.

Judith Gerbaldo. 
Periodista de Radio Sur y Radio Nacional Córdoba. 
Integrante Coalición por una Radiodifusión Democrática.
Ref 1: Ver Manual de autoayuda para los golpes de Estado suaves, Walter Goobar . www.google.com.ar/url?sa=t&rct=j&q=&esrc=s&source=web&cd=1&ved=0CB4QFjAA&url=http://www.infonews.com/2012/07/08/mundo-28728-manual-de-autoayuda-para-los-golpes-de-estado suaves.php&ei=p4CLUIWOB5Kq8AScyICABg&usg=AFQjCNGcGfwGuGu743pvkMQFQgB7dfTXjA&sig2=xr5u3pe7aGgWXEQxQozhQA
Llevalo a Google+

Por: Radio SUR

    Opiná / Blogger
    Opiná / Facebook

0 comentarios:

Publicar un comentario